Hipérico

Sinónimos: hipericón, corazoncillo, hierba de San Juan
Nombre científico: Hypericum perforatum L.
Familia: Hypericaceae

Hábitat

Componentes

Aceites esenciales, flavonoides, resinas, taninos, hipericina.

Descripción

Fácilmente reconocible por sus motas: si se observan las flores del hipérico a contraluz, se aprecian claramente muchas motitas claras. Son vesículas que albergan en su interior un líquido compuesto por aceites esenciales y resina. Si frotamos las amarillas flores doradas entre los dedos, estos adquirirán un color rojo vivo, característico del aceite del hipérico. Este llamativo cambio de color se debe al hecho de que la luz y el oxígeno descomponen los principios activos de las flores. La perenne planta del hipérico llega a alcanzar los 90 centímetros de altura. De mayo/junio a agosto/septiembre, sus muchos tallos, leñosos y fuertemente ramificados, se cubren de flores de cinco pétalos. Esta planta es muy rica en aceites ya que en sus hojas también se encuentran glándulas oleíferas. Crece junto a senderos, terraplenes, pastizales, en bosques claros y boscajes, especialmente en emplazamientos a pleno sol, lo cual se traduce en un abundante crecimiento.

Aplicación

El hipérico estimula la circulación de la sangre y ayuda en los procesos anabólicos y nutritivos relacionados con el sistema nervioso.
Sus cualidades calmantes, su capacidad para aliviar el dolor y estimular la cicatrización de las heridas aporta el alivio a las pieles escamadas, irritadas y hasta en casos de quemaduras leves. Las aplicaciones externas del característico aceite rojo, obtenido del hipérico, mitiga la tensión nerviosa, el reumatismo, el lumbago y los esguinces. Internamente se utiliza para tratar la depresión. También se emplea para el tratamiento de la enuresis nocturna (perdidas involuntarias de orina en población infantil), que es generalmente de origen emocional.

Información interesante

Se cree que el nombre Hypericum tiene su origen en la textura transparente de las glándulas de sus hojas porque viene de la suma de las palabras griegas, hyper = sobre y ericos = imagen. Existen numerosas leyendas relacionadas con esta planta, también conocida como Hierba de San Juan. De acuerdo con una de ellas, brota desde la sangre de Juan Bautista. Según otro mito, la planta nació de la sangre que Jesús perdía en la cruz. Pero, principalmente, debe su nombre al hecho de que los Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén, cuyo patrón es Juan Bautista, aplicaban la planta en las heridas en la época de las Cruzadas.

Se cree que el diablo, furioso por sus extraordinarios poderes curativos, atacó la planta con una aguja y la perforó miles de veces. La leyenda se basa en el hecho de que al llevar las hojas del hipérico hacia la luz, se ven, justamente, como pinchazos esas manchas negras que son las numerosas glándulas aceitosas que poseen.

El jugo rojo que se obtiene de las flores, se interpretó por las tribus germánicas, como la sangre del dios del sol, Baldur, quien se sacrificaba todos los años, para el solsticio de verano.

El hipérico, es una de las plantas mágicas del solsticio de verano y un gran amante del sol. Se cree que

alcanza sus máximas propiedades curativas durante la fiesta de San Juan, el 24 de junio, precisamente, tres días después de esa noche de verano, cuando está en el apogeo de su floración y disfruta del máximo poder del sol veraniego. Desde épocas inmemorables se ha honrado este día de unión entre la luz y la tierra, entre espíritu y materia, con grandes fiestas. Aún hoy, donde se celebra esta tradición, puede verse la Hierba de San Juan avivando el fuego de las hogueras en la noche del solsticio de verano.

La planta en nuestros productos

Se puede encontrar el hipérico en casi todos los Cosmético Dr. Hauschka gracias a su acción antibacteriana y antiinflamatoria, sus cualidades calmantes y fortalecedoras de la piel. Está presente en los siguientes productos: la Crema Contorno de Ojos, la Crema de Día Fluida, el Aceite Facial, la Crema Facial Limpiadora, el Aceite Corporal de Hipérico y Almendras Dulces, la Crema Labial Antiarrugas, la Crema de Rosas, el Aceite Corporal de Flores de Endrina y la Crema Facial Matizada. El hipérico presente en la Crema Fitness para Pies aporta vitalidad, ya los pies muchas veces llevan una existencia escondida, envueltos en calcetines y zapatos.

♦♦♦♦