Descripción

El exuberante crecimiento de la capuchina hace las delicias de todos los amantes de la jardinería. Expandiéndose en todas direcciones, se encarga de cubrir rápidamente cualquier posible hueco o la barandilla del balcón por completo con la jugosidad de sus tonos verdes. Desde mayo hasta las primeras heladas otoñales decora y alegra los lugares en los que crece con sus numerosas flores, que van del amarillo al rojo anaranjado, para alegría de su público. Tras la floración el tallo se inclina hacia el suelo recogiendo sus semillas en proceso de maduración en un entorno fresco y húmedo. Las hojas redondas resultan especialmente decorativas con su forma que nos recuerda a las hojas flotantes, en cuyo centro se acumulan las gotas de agua como refinadas perlas. Las encontramos en el centro, apoyadas sobre los pedículos. En las noches frescas las glándulas situadas en los bordes (hidátodos) secretan agua. Toda la planta es tierna y jugosa, sin estructuras leñosas, creciendo siempre cercana al suelo o colgante en los balcones. Para que crezca hacia arriba es necesario recurrir a verjas o setos para su soporte. Sin embargo, es precisamente esta suavidad y esta jugosidad lo que la hace tan sensible a las heladas. En invierno las heladas hacen que se acabe marchitando.
Los Andes es su hábitat natural. Es amante del agua por lo que crece siempre en las cercanías de los regueros que discurren por las laderas

Aplicación

En sus países de origen, el conocimiento de los poderes curativos de la capuchina es muy antiguo. Las hojas frescas se utilizan para el tratamiento de todo tipo de lesiones de la piel, en particular de las heridas inflamadas.

Información interesante

La capuchina, no se introdujo en Europa hasta 1684. Durante mucho tiempo sólo se utilizaba como planta ornamental. Los brotes verdes y las semillas también pueden ser conservados en vinagre y se utiliza como un sustituto de las alcaparras.
En sus países de origen la capuchina es polinizada por colibríes que sumergen profundamente sus picos con el fin de alcanzar el néctar dulce y algo picante.

La planta en nuestros productos

Las propiedades que ayudan a regular la piel hacen que encontremos la capuchina en la Crema de Melisa, Tónico Facial Especial, Concentrado para vapor facial, Mascarilla Purificante y Spray Cura Intensiva 01.

♦♦♦♦