Azucena

Sinónimos: lirio, rosa de Juno, vara de San José
Nombre científico: Lilium candidum (L.)
Familia: Liliaceae (familia de liliáceas)

Hábitat

Componentes

Aceites esenciales, flavonoides, mucílagos, saponinas.

Descripción

La azucena es la mejor representante de los lirios. Sus níveas flores con forma abocinada y amarillos pistilos florecen de junio a julio. Sobre un tallo, de aproximadamente 1,20 metros de altura, pueden llegar a acumularse entre cinco y veinte de estas flores. De las azucenas se desprende un aroma dulce y penetrante. Las azucenas pertenecen a la familia de las plantas bulbosas. Su bulbo es escamoso, es decir, acumula sus nutrientes entre sus escamas. Quien desee disfrutar de la azucena en su jardín, debe plantar los bulbos a finales del verano del año anterior. A lo largo del otoño, el bulbo producirá un penacho de hojas que servirá a la azucena para hacer acopio de fuerzas de cara al invierno.

Aplicación

La azucena fue recomendada como hierba medicinal ya en los tiempos de Plinio y Dioscórides, especialmente para enfermedades asociadas a la mujer. Médicos griegos utilizaban la pulpa de bulbo en muselinas emolientes para el tratamiento de tumores e inflamaciones. El aceite de azucena alivia en caso de quemaduras y dolor de oído.
La médica alemana, entre otras, Hildegarda von Bingen, recomendaba también agua y pomadas de azucena para manchas y erupciones en la piel. Consideraba que la pureza de esta flor también conseguía iluminar el espíritu: "La fragancia de la azucena recién abierta, alegra el corazón y ayuda a centrar la mente”.

Información interesante

La azucena es el lirio por excelencia. Su grandioso y puro color blanco, avala su nombre científico candidum que deriva de la palabra candidus = blanco puro.
Sus flores en forma de trompeta con anteras amarillas florecen en junio y julio. Bastan unas 5 ó 20 azucenas, para que desprendan un perfume tan fuerte, que alcance hasta 1,20 metros de altura.
La azucena es una de las plantas más antiguas. Incluso en la antiguedad, se le consideraba un símbolo de la belleza, la fertilidad y la riqueza. De hecho, pinturas de azucenas adornaban los capiteles de las antiguas civilizaciones de Egipto, Asiria, Creta y el Templo de Salomón en Jerusalén. En la Edad Media se convirtió en el símbolo de la inocencia y la pureza, y se le ofrecía a la Virgen María.
Los romanos incorporaron el lirio en su escudo como símbolo de la pureza, la esperanza y la integridad. La Casa Real de Borbón tomó esa idea alrededor del año 1200 y desde entonces, la figura estilizada de una azucena de tres pétalos ha sido el símbolo real por excelencia.
A la azucena también se le atribuyen cualidades mágicas. Se cree que el bulbo protege contra embrujos, magia y hechizos. Hay quienes creen que lavarse habitualmente con una mezcla de jugo de azucena y extracto de la planta medicinal de marrubio mantiene a las mujeres jóvenes y bellas.
Las flores y bulbos de azucena son comestibles, tienen un sabor picante y son un delicioso y encantador adorno.

La planta en nuestros productos

Esta flor es la segunda Reina de las Flores. Junto a la rosa, han acompañado a la humanidad durante miles de años. Mientras la rosa es afín al sol, la conexión de la azucena es con la luna. La azucena vive en la polaridad de su bulbo - flor. El bulbo crece muy cerca de la superficie, tiene más en común con las hojas y está en contacto directo con la roseta de hojas que le proporciona la nutrición. Ambos están en contacto con la superficie de la tierra, la “piel” de nuestro planeta.
La pulpa del bulbo se utiliza en la Cura Cutánea y en el Spray Cura Intensiva 04 Dr. Hauschka. Los extractos ritmizados ayudan a conservar la humedad de la piel y ayudan a eliminar las durezas y callosidades.

♦♦♦♦