Nuestros componentes

En nuestros productos, cada componente contribuye al efecto de la fórmula en su totalidad. La selección y la extracción de las materias primas, la composición de todos los componentes que forman parte de un producto Dr. Hauschka ha sido estudiado con el máximo detalle. La totalidad del proceso obedece a los más altos requisitos de calidad.

En esta página puedes descubrir más acerca de cada componente: de dónde proceden, por qué los empleamos y qué tarea desempeñan en nuestros productos.

Manteca de karité

Manteca de karité

Perfil de la materia prima

Él árbol de karité (Butyrospermum parkii) es un ejemplar poco común. Tiene sus orígenes en las sabanas de Sudán y el área de nacimiento de los ríos Níger y Alto Nilo. Su hábitat abarca un territorio limitado, de aproximadamente 300 km de extensión, que se extiende desde Mali hasta Ghana, Togo y Benín, pasando por Burkina Faso. Este árbol solo crece alli, no siendo posible encontrarlo en ningún otro lugar del mundo.Más

Componentes del Aceite Corporal de Lodo y Lavanda

Los componentes del Aceite Corporal de Lodo y Lavanda han sido formulados para ofrecer un manto de protección a la piel y fortalecerla. El componente principal de la composición es un extracto de lodo elaborado mediante un proceso rítmico propio. Ayuda a las personas a protegerse desde dentro, a resistir frente a los factores externos y a emplear su fuerza propia para crear una capa de protección. Para las personas sensibles a los cambios tiempo y al frío, esta capacidad es una verdadera bendición. El aceite de oliva refuerza adicionalmente la función de barrera de la piel. La manteca de karité calma la piel, ayudándole a mantener la hidratación por sí misma. El aceite esencial natural de lavanda despliega una delicada fragancia que aporta serenidad para afrontar el día y favorece un sueño relajante. El resultado: un aceite corporal calmante para esos momentos en los que necesitamos un manto protector. Como se suele decir: en la serenidad reside la fuerza.

¿Por qué encontramos a la manteca de karité como componente en los productos Dr. Hauschka?

La manteca de karité aporta suavidad y bienestar a la piel y le ayuda a mantener su hidratación. La sensación de suavidad que aporta se debe especialmente a los compuestos insaponificables de la manteca de karité, con propiedades higroscópicas. Además, la manteca de karité es muy bien tolerada y resulta especialmente adecuada para la piel seca y con tendencia a sufrir alergias.

Manteca de karité
Manteca de karité
Aceite de oliva
Aceite de oliva
Aceite esencial de lavanda
Aceite esencial de lavanda
Extracto de lodo
Extracto de lodo
Aceite Corporal de Lodo y Lavanda

Aceite Corporal de Lodo y Lavanda

Ir al producto


Todos los componentes del Aceite Corporal de Lodo y Lavanda
Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Water (Aqua), Butyrospermum Parkii (Shea) Butter, Lavandula Angustifolia (Lavender) Oil, Peat Moss Extract, Sucrose Polystearate, Linalool*, Hydrogenated Jojoba Oil, Fragrance (Parfum)*, Citronellol*, Limonene*, Geraniol*, Coumarin*, Citral*, Farnesol*, Eugenol*, Equisetum Arvense Extract, Aesculus Hippocastanum (Horse Chestnut) Seed Extract, Alcohol.

*component of natural essential oils

El desarrollo del proyecto en torno a la manteca de karité en Burkina Faso ha sido algo fabuloso. Al no haber manteca de karité biológica en ningún lugar del mundo decidimos en el 2001 iniciar el proceso de biocertificacion. Por aquel entonces éramos el único cliente del fabricante Agrifaso y adquiríamos la totalidad de la manteca de karité biológica que producía. Hoy día, la empresa ha crecido y se ha convertido en un proveedor estable que produce manteca de karité biológica para numerosos clientes. Ahora somos, simplemente, un pequeño cliente más: una realidad acorde al objetivo que perseguimos, el de favorecer, con nuestra iniciativa e impulso, el establecimiento de una empresa autónoma e independiente.

Christine Ellinger
naturamus GmbH
Filial de WALA Heilmittel GmbH

Origen, cultivo y procesamiento

La manteca de karité empleada para los cosméticos Dr. Hauschka proviene de Burkina Faso. En 2001 dimos impulso a un proyecto con biocertificación en la región en torno a Diarabakoko, en el suroeste de Burkina Faso. Hoy día hay 2.200 mujeres de 17 pueblos involucradas en el proyecto, estando encargadas de la recolección de las nueces de karité en varias áreas protegidas autorizadas para su cosecha que cuentan con biocertificación.Más

Manteca de karité - Dr.Hauschka

En el Sáhara, la manteca de karité tiene la función de preservar la vida. La gente de allí lo ha utilizado para proteger su piel contra el viento seco.

Manteca de karité - Dr.Hauschka

En África, la manteca de karité se emplea tradicionalmente para el cuidado de la piel, como alivio para el reuma, el dolor muscular y de articulaciones y, además, para la prevención y el tratamiento de las estrías surgidas durante el embarazo y el cuidado de la piel del bebé.

Manteca de karité - Dr.Hauschka

La cosecha de los frutos de karité se organiza según un antiguo ritual que recibe el nombre "Begu". La época de la cosecha comienza con una fiesta de sacrificio. Con la grasa de las primeras nueces recolectadas, las mujeres preparan un plato de alubias pintas que se sirve durante la fiesta entre la comunidad del pueblo.

Manteca de karité - Dr.Hauschka

El árbol de karité debe su nombre al explorador escocés Mungo Park, de quien lo recibió a finales del s. XVIII. Él se inspiró probablemente en sus viajes por África y en la lengua africana bambara, en la que "sii" significa "sagrado". En honor de Mungo Park, el árbol de karité recibe el nombre científico de Butyrospermum parkii (del latín: butiro = mantequilla, spermum = semilla).

Manteca de karité

Perfil de la materia prima

Él árbol de karité (Butyrospermum parkii) es un ejemplar poco común. Tiene sus orígenes en las sabanas de Sudán y el área de nacimiento de los ríos Níger y Alto Nilo. Su hábitat abarca un territorio limitado, de aproximadamente 300 km de extensión, que se extiende desde Mali hasta Ghana, Togo y Benín, pasando por Burkina Faso. Este árbol solo crece alli, no siendo posible encontrarlo en ningún otro lugar del mundo.

El árbol de karité, de basto crecimiento, alcanza alturas de entre 10 y 15 metros. El clima seco no supone ningún problema para él. Estos árboles lactíferos de hojas coriáceas florecen la primera vez al alcanzar los 20 años de edad, prolongándose su floración durante todo el año. Al llegar a los 50 años de edad alcanzan la producción plena de frutos, que se mantiene durante más de 100 años..

Los verdes frutos del árbol de karité, marrones cuando alcanzan la madurez, nos recuerdan a la ciruela por su forma y son los responsables del gran interés que alberga este árbol para el hombre. Desde el punto de vista botánico, se trata de bayas con un diámetro de hasta cuatro centímetros- Con más de un 50 por ciento de ácidos grasos en su composición. Los huesos de esos frutos, conocidos como nueces de karité, son considerados como una importante fuente de grasa en su hábitat africano, tanto para cocinar como para el cuidado de la piel. Además, también se consume su dulce pulpa. Hoy día, la manteca de karité extraída de las nueces de karité tiene adeptos en todo el mundo. Gracias a sus ácidos grasos saturados de cadena larga y a sus ácidos grasoses rica en grasas.

Contiene también compuestos insaponificables estructurantes, responsables de su textura cremosa y sus propiedades para fundirse. Su contenido en vitamina E y provitamina A protegen a la manteca de Karité de enranciarse.

En Alemania, los productos de manteca de karité se importaron por primera vez a finales del siglo XIX. Las primeras grandes pruebas prácticas de su uso en el cuidado de la piel se realizaron entre 1930 y 1952. Los químicos se mostraron entusiasmados con el alto contenido de grasa de los frutos, así como con su estabilidad duradera sin necesidad de conservantes. A mediados de la década de 1960, la manteca de karité desapareció de los mercados mundiales y fue sustituido por la manteca de cacao, un cambio promovido por los países industrializados. En los últimos años, esta valiosa materia prima ha recuperado importancia como sustancia natural estructurante para la cosmética de alta calidad.

Manteca de karité
Manteca de karité

Origen, cultivo y procesamiento

La manteca de karité empleada para los cosméticos Dr. Hauschka proviene de Burkina Faso. En 2001 dimos impulso a un proyecto con biocertificación en la región en torno a Diarabakoko, en el suroeste de Burkina Faso. Hoy día hay 2.200 mujeres de 17 pueblos involucradas en el proyecto, estando encargadas de la recolección de las nueces de karité en varias áreas protegidas autorizadas para su cosecha que cuentan con biocertificación. Las cosechadoras de Diarabakoko, el pueblo en el que se desarrolla el proyecto, se organizan de forma autónoma como asociación de productores. Se trata de una asociación exclusiva de mujeres, algo habitual y natural en África. La manteca de karité siempre ha sido algo reservado a las mujeres, únicas autorizadas para la cosecha de las nueces. Estas mujeres dieron a su asociación el nombre de "IKEUFA" (Faire bien et meilleur de Diarabakoko), lo que, traducido, viene a decir: Por el bien y la mejora en Diarabakoko. Las ganancias obtenidas de las ventas de nueces de karité les permiten pagar la escuela de sus hijos, de forma que todos los niños, no solo los más afortunados, puedan asistir a la escuela. También les asegura el acceso a productos básicos como alimentos y a las medicinas necesarias.

Tras la cosecha, que se lleva a cabo como parte del proyecto, las mujeres de los pueblos involucrados se encargan de pelar, secar y almacenar las nueces temporalmente en almacenes cofinanciados por WALA. La empresa Agrifaso, con biocertificación y situada en las proximidades de Bobo-Diulasso compra las nueces y las transporta desde los pueblos directamente a su pequeña unidad de procesado. Una vez allí, las nueces ya peladas se prensan bajo la aplicación de calor transformándose en manteca de karité. Agrifaso cuenta con 40 empleados y empleadas fijos, encargados de garantizar la producción continua de manteca de karité de calidad buena y homogénea. Finalmente, la manteca de karité cruda se somete a un proceso de refinado con biocertificación para reducir su tan característico olor natural.

Manteca de karité
Manteca de karité

¿Por qué encontramos a la manteca de karité como componente en los productos Dr. Hauschka?

La manteca de karité aporta suavidad y bienestar a la piel y le ayuda a mantener su hidratación. La sensación de suavidad que aporta se debe especialmente a los compuestos insaponificables de la manteca de karité, con propiedades higroscópicas. Además, la manteca de karité es muy bien tolerada y resulta especialmente adecuada para la piel seca y con tendencia a sufrir alergias, make the skin feel soft and smooth. Manteca de karité is furthermore well tolerated and particularly ideal for dry and allergy-prone skin.