Nuestros componentes

En nuestros productos, cada componente contribuye al efecto de la fórmula en su totalidad. La selección y la extracción de las materias primas, la composición de todos los componentes que forman parte de un producto Dr. Hauschka ha sido estudiado con el máximo detalle. La totalidad del proceso obedece a los más altos requisitos de calidad.

En esta página puedes descubrir más acerca de cada componente: de dónde proceden, por qué los empleamos y qué tarea desempeñan en nuestros productos.

Macadamia

Macadamia

Perfil de la materia prima

Se la considera la reina de las nueces. En Australia, su hábitat subtropical, los árboles de macadamia (Macadamia ternifolia), de hoja perenne y esclerófilos, alcanzan alturas de hasta aproximadamente 15 metros. La macadamia pertenece a la primitiva familia de las proteáceas (Proteaceae). Sus antecesores ya se desarrollaron en el supercontinente Gondwana, surgido durante el Precámbrico y compuesto por Sudamérica, África, la Antártida, Australia, Arabia, Nueva Guinea y la India.Más

Componentes de las Foundations

La extraordinaria tolerancia cutánea de los Foundations, que aporta un cuidado intenso, se basa en la combinación de sustancias naturales de gran calidad. El aceite de nuez de macadamia penetra rápidamente y hace las veces de capa protectora para la piel. Suaviza y facilita la distribución homogénea de los pigmentos. El aceite de coco, por el contrario, penetra lentamente en la piel y deja una deliciosa sensación sedosa. La granada retiene un alto porcentaje de hidratación y vitalidad y estimula la regeneración de la piel. La manteca de karité ayuda a la piel a mantener la hidratación por sí misma. El resultado: un cutis cuidado, uniforme y vital.

¿Por qué encontramos el aceite de nuez de macadamia como componente en los productos Dr. Hauschka?

We know macadamia nuts as buttery and soft. The tree protects this softness with an extremely hard shell, which is also enclosed by a very hard layer. Providing protection and a shell to keep the core delicate is one of the guiding principles of the macadamia tree.Más

Aceite de nuez de macadamia
Aceite de nuez de macadamia
Manteca de karité
Manteca de karité
Extracto de granada
Extracto de granada
Aceite de coco
Aceite de coco
Foundation

Foundation

Ir al producto


Todos los componentes de las Foundations
Water (Aqua), Alcohol, Mica, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Anthyllis Vulneraria Extract, Cocos Nucifera (Coconut) Oil, Caprylic/Capric Triglyceride, Glycerin, Cetearyl Alcohol, Punica Granatum Fruit Extract, Prunus Armeniaca (Apricot) Kernel Oil, Butyrospermum Parkii (Shea) Butter, Macadamia Ternifolia Seed Oil, Daucus Carota Sativa (Carrot) Root Extract, Euphorbia Cerifera (Candelilla) Wax, Fragrance (Parfum)*, Limonene*, Linalool*, Geraniol*, Citronellol*, Benzyl Benzoate*, Benzyl Salicylate*, Farnesol*, Coumarin*, Citral*, Eugenol*, Benzyl Alcohol*, Bentonite, Xanthan Gum, Sodium Cetearyl Sulfate, Silica, Iron Oxides (CI 77491, CI 77492, CI 77499), Titanium Dioxide (CI 77891).

*from natural essential oils

Las condiciones climáticas de las altitudes en torno al Monte Kenia son ideales para el crecimiento del árbol de macadamia. Para su cultivo biológico controlado en plantaciones mixtas y el procesamiento descentralizado de las nueces involucramos a las familias locales de agricultores. A estas estructuras de pequeños agricultores les ofrecemos apoyo en forma de asesoramiento especializado y tecnologías auxiliares que, entre otras ventajas, facilitan la trazabilidad de los procesos. Con ello, obtenemos nueces de macadamia sostenibles de la más alta y transparente calidad biológica.

Hannes Spiecker
Cofundador de macadamiafans

Origen, cultivo y procesamiento

Las nueces de macadamia de comercio justo empleadas para la cosmética Dr. Hauschka proceden del proyecto de pequeños agricultores con certificación biológica que se lleva a cabo en Kenia y que recibe el nombre de "macadamiafans". El árbol de macadamia encuentra unas condiciones óptimas para su crecimiento en las altitudes cultivadas por pequeños agricultores en torno al parque nacional del Monte Kenia.Más

Sandelholz - Dr.Hauschka

El proyecto macadamiafans coopera con la fundación WELT:KLASSE. En el marco de proyectos escolares supervisados, clases enteras de colegios alemanes asumen la distribución en Alemania de las nueces de macadamia kenianas, e incluso pueden visitar a los pequeños agricultores.

Sandelholz - Dr.Hauschka

En el árbol de macadamia se pueden encontrar simultáneamente flores, frutos en maduración y frutos ya maduros: una característica típica de los árboles tropicales.

Sandelholz - Dr.Hauschka

Los aborígenes aprecian las nueces de macadamia salvajes por su valor como fuente de proteína y grasa. Según una leyenda, un kakadu salvó la vida de uno de los jóvenes de la tribu, llamado Baphal, al darle estas nueces cuando este se quedó atrapado en las montañas con una lesión en un pie. Desde entonces, en el idioma de los aborígenes, estas nueces reciben el nombre de nueces Baphal.

Sandelholz - Dr.Hauschka

La macadamia, originariamente, solo crecía en Australia. Es la única planta australiana comestible que se cultiva para su comercio.

Macadamia

Perfil de la materia prima

Se la considera la reina de las nueces. En Australia, su hábitat subtropical, los árboles de macadamia (Macadamia ternifolia), de hoja perenne y esclerófilos, alcanzan alturas de hasta aproximadamente 15 metros. La macadamia pertenece a la primitiva familia de las proteáceas (Proteaceae). Sus antecesores ya se desarrollaron en el supercontinente Gondwana, surgido durante el Precámbrico y compuesto por Sudamérica, África, la Antártida, Australia, Arabia, Nueva Guinea y la India. Hoy, el árbol se cultiva en Australia y Nueva Zelanda, Hawái, Israel y países africanos y sudamericanos.

El aspecto de los árboles muestra una fuerte influencia de las diferentes variantes genéticas, aunque también depende del modo de cultivo. Por ejemplo, a lo largo de varios meses crecen panículas junto al árbol que pueden presentar flores blancas o de tonalidad rosa-violácea, en un número muy variable. Cada panícula puede presentar hasta 500 flores, que florecen de arriba abajo. La polinización de estas flores en Australia no solo es tarea de los insectos. Los pájaros y los marsupiales también se cuentan entre los excepcionales polinizadores de los árboles de macadamia. Tras aproximadamente seis meses, por norma general, de únicamente entre un tres y un cinco por ciento de ellas madurarán las nueces de macadamia que, por cierto, no son nueces: se engloban dentro de las drupas, o frutos de hueso, a las que también pertenecen las nueces del nogal. Las drupas están envueltas por una pulpa no leñosa, mientras que, en las nueces, la pulpa, completamente leñosa, da lugar a la cáscara del fruto. La cáscara de las nueces de macadamia, de gran dureza, está recubierta por una pulpa verde.

La nuez de macadamia es muy popular y codiciada, especialmente como una opción deliciosa y sana a la hora de picar algo. El aceite de nuez de macadamia contiene ácidos grasos monoinsaturados, capaces de disminuir los niveles de colesterol en sangre tras su consumo. También es muy rico en ácido palmitoleico, un ácido graso que normalmente solo se encuentra en los tejidos grasos animales y que tiene un fuerte efecto antioxidante. Las vitaminas del grupo B y la vitamina E complementan el alto valor del aceite de nuez de macadamia en la alimentación, y también en el cuidado de la piel.

Macadamia
Macadamia

Origen, cultivo y procesamiento

Las nueces de macadamia de comercio justo empleadas para la cosmética Dr. Hauschka proceden del proyecto de pequeños agricultores con certificación biológica que se lleva a cabo en Kenia y que recibe el nombre de "macadamiafans". El árbol de macadamia encuentra unas condiciones óptimas para su crecimiento en las altitudes cultivadas por pequeños agricultores en torno al parque nacional del Monte Kenia. Aún así, deben pasar alrededor de 15 años para que el árbol alcance su plena capacidad de cosecha, que, a partir de ese momento, se mantiene a lo largo de décadas. Las nueces maduran predominantemente entre marzo y junio. Inmediatamente tras su cosecha, los agricultores retiran la vaina exterior de color verde. Preparadas así para los pasos restantes de su procesamiento, las nueces se transportan hasta diferentes manufacturas. Estas dan trabajo principalmente a los miembros de las familias de los agricultores que participan en el proyecto. Tras un respetuoso proceso de secado, los empleados de las manufacturas liberan íntegros los valiosos folículos de la cáscara protectora. Utilizan cascanueces manuales que ellos mismos han desarrollado para la tarea, los clasifican con cuidado y, finalmente, los envasan al vacío, para evitar el efecto oxidante del oxígeno. El esfuerzo, unido a mucho trabajo manual, un secado de varias fases y tiempos de almacenamiento breves, merece la pena: un alto porcentaje de las nueces de macadamia permanece, así, intacto.

Dado tal esfuerzo, no sorprende que las nueces de macadamia sean las nueces de mayor valor del mundo. En un terreno en el que hasta ahora solo solía ganar el intermediario, el proyecto macadamiafans, nacido en 2009, ofrece un acceso directo al mercado de la exportación a los agricultores y a sus familias. En el sistema de trazabilidad propio del proyecto se registran digitalmente todos los pasos, desde la formación y la certificación de los agricultores hasta el producto ya listo, pasando por la adquisición, el pago y el procesamiento. Gracias a la realización de numerosos cursillos y la transición hacia el cultivo biológico controlado, los agricultores tienen la oportunidad de aumentar considerablemente sus ingresos. El cobro lo realizan mediante la más moderna tecnología: la huella digital y el móvil. Actualmente, todas las ganancias de macadamiafans se dedican a la ampliación de las actividades en Kenia, para facilitar a más agricultores el acceso a unas ganancias justas con sus productos.

WALA compra a macadamiafans las nueces sin cáscara y extrae su aceite en Alemania. Para ello, los empleados a cargo de la almazara necesitan mucho tacto. Las nueces de macadamia necesitan el aporte correcto de temperatura (ligeramente elevada) para que el aceite y el residuo solido se separen bien. Este residuo solido tan valioso se hace llegar a panaderías biológicas de las proximidades.

Macadamia
Macadamia

¿Por qué encontramos el aceite de nuez de macadamia como componente en los productos Dr. Hauschka?

La nuez de macadamia es cremosa y se funde muy bien. El árbol protege esa suavidad mediante una corteza de gran dureza, que además está revestida por una capa adicional muy dura. El principio vital del árbol de macadamia es proteger y conservar su tersura. Esta cualidad también la transfiere el aceite a nuestra piel. En su aplicación, parece fundirse con ella, aportándole un toque de sedosidad y protección, incluso en pieles sensibles. Así, la piel recupera su capacidad de mantener su hidratación y belleza naturales. Además, gracias a su efecto antioxidante, el aceite de nuez de macadamia previene un envejecimiento prematuro de la piel y fortalece especialmente la piel madura. En el cuidado del cabello, el aceite ayuda a tratar la caspa del cabello y le aporta un brillo natural.