Cada producto nuestro nace de una idea.

Es algo que pasa durante un paseo, al contemplar una planta, hablando con algún cliente o después de los ensayos del coro. En uno de esos momentos nace el nuevo germen de una idea. Annette Greco, directora del área de desarrollo está convencida de que no se puede obligar a las nuevas ideas a que surjan entre las cuatro paredes del laboratorio. La especialista en farmacia aprecia la oportunidad de poder cambiar impresiones, la oferta de actividades creativas, las diversas biografías y variados perfiles profesionales y numerosas nacionalidades que hay en los laboratorios WALA. En un proyecto siempre participan muchas personas de diferentes departamentos. "Y de pronto hay algo en el aire", así describe Annette Greco el momento en el que su equipo se retira al laboratorio para transformar las ideas en recetas. Este desarrollo "galénico" es junto a los conocimientos farmacológicos y la larga experiencia la base sobre la que se desarrolla un nuevo producto y su fragancia correspondiente. Otros grupos de trabajo se encargan de otras labores de desarrollo: examinan si las materias primas seleccionadas están disponibles en calidad ecológica, si se puede garantizar su calidad mediante el análisis y si satisfacen las exigencias de la normativa legal. Piensan cómo se puede producir el producto, empaquetarlo y presentarlo a los clientes. Los gestores de productos coordinan todos estos pasos del proceso de trabajo.

El arte de conjugar armonía y eficacia

La labor de los especialistas en desarrollo galénico consiste en elaborar fórmulas eficaces y armónicas con los ingredientes seleccionados para sus fórmulas y el uso que se ha planificado para el producto. No se trata de fórmulas cuyos ingredientes armonizan entre sí, sino del proceso de elaboración ideal para cada uno de los ingredientes que la componen. "No basta con decir que contiene rosa", explica Greco. Se trata del modo en que se hace. A veces se emplea el aceite esencial de rosas, otras veces extractos de los frutos, agua de rosas o sustancias básicas que se extraen de los pétalos. "Así como a partir de los tomates se puede hace una ensalada, una crema o un jugo, la preparación de una planta medicinal se hace en función de su finalidad y objetivo de aplicación. Annette Greco y su equipo siempre tienen las sustancias activas en su punto de mira, y con ello lo que constituye la esencia de los seres vivos cuando trabajan en una fórmula. Solo así se alcanza la dimensión holística de los productos que una vez terminados llegan a las personas a través de formas muy diversas.

"WALA es una de las pocas firmas con productos que gustan mucho en todo el mundo, precisamente porque no se desarrollan en función de los mercados, sino de las personas". 
- Annette Greco -

Hasta que una fórmula se haya desarrollado por completo, los especialistas en desarrollo galénico se rompen la cabeza y desechan hasta 200 pruebas. Al final son institutos independientes los que realizan pruebas clínicas sin testar en animales para examinar la eficacia y la tolerancia del nuevo producto. Y después, por fin, os podemos presentar nuestras ideas.