Tu piel es única

Tu piel no se puede encasillar en tipologías rígidas. Tú necesitas un tratamiento adecuado y coherente para los días del año, los diferentes lugares, las distintas estaciones y etapas vitales.
Por eso Dr. Hauschka no clasifica la piel subdividiéndola en una tipología fija, sino que hablamos de cuadros cutáneos en fases determinadas que pueden variar .

Aquí encontrarás el plan de tratamiento correspondiente a tu cuadro cutáneo.

Cuadro cutáneoDescripción
Piel grasa con impurezas Grasa, con brillos, tendencia al acné y a los poros cerrados
Piel mixta  con exceso de grasa e impurezas Brillos en la zona T, tendencia a las espinillas
de normal a seca Piel con sequedad en la zona de las mejillas, con impurezas ocasionales, brillos en la zona T
Piel normal sin complicaciones Entre normal y deshidratada
Piel deshidratada   cutis pálido y apagado Sensación temporal o permanente de tirantez, falta de hidratación/nutrición, también piel normal con tendencia a la sequedad
con tendencia a las rojeces Sensación temporal de tirantez, sensible, con cuperosis (arañas vasculares)
Piel entre normal y seca  con tendencia a las rojeces Tendencia a la sensación de tirantez, sensible, con necesidad de protección
Piel entre seca y muy seca  con tendencia a las rojeces Sensación permanente de tirantez, sensible, con cuperosis (arañas vasculares)
Piel madura  a partir de los 40, con pequeñas arrugas y pérdida de vitalidad Pálida y apagada, con signos de cansancio o manchas de pigmentación
a partir de los 50, con arrugas y pérdida de elasticidad Cada vez más seca y sensible, con necesidad de cuidado y protección intensivos
Piel muy seca, con dermatitis atópica Fina, muy deshidratada, sin nutrición, poros finos, formación prematura de pequeñas arrugas, con picores, descamación, irritación, tendencia a las inflamaciones y aparición de eczemas