Aporta bienestar, eficazmente: el Baño de Pino Fortalecedor

Alta eficacia en un frasco pequeño – también como baño de pies

Aporta bienestar, eficazmente: el Baño de Pino Fortalecedor

Cuando en el exterior hace un tiempo frío y poco agradable, nada aporta más bienestar que un baño fortalecedor y relajante a la vez: el Baño de Pino Fortalecedor.

La aromática y sutil fragancia de pino tiene un efecto liberador sobre la respiración y proporciona serenidad y bienestar. En combinación con un baño de agua caliente, el aceite esencial de pino ofrece una agradable sensación de calidez, intensa y duradera. Favorece la circulación de la sangre de manera natural.

Baño de Pino Fortalecedor 30 ml 

¿No tienes bañera?

¿No tienes bañera?

Tras un día agotador, un baño de pies con el Baño de Pino Fortalecedor resulta maravillosamente reconfortante. Armoniza y favorece el flujo de calor en todo el cuerpo. Bastan unos pocos minutos para comenzar a relajarnos: nos desprendemos de las vivencias del día y retornamos, por fin, a nuestro cuerpo. Mientras los valiosos aceites vegetales se encargan de mimar los pies, la fragancia del aceite esencial de pino abre las vías respiratorias – como cuando damos un paseo por el bosque.

Baño de pies – cómo prepararlo.

Emplea un recipiente lo suficientemente grande para poder reposar tus pies en él de forma cómoda. Llénalo de agua caliente, la suficiente para cubrir los tobillos. Agrega 1–2 tapones del Baño de Pino Fortalecedor y mezcla suavemente. Para que los aceites esenciales puedan desplegar su efecto de forma ideal, se recomienda una temperatura de 35–39 °C. Ahora, introduce tus pies en el recipiente y relájate. Disfruta de la calidez y de este momento de desconexión. Tras 10–15 minutos, puedes secar tus pies y mantenerlos calientes con calcetines de lana.

La fuerza de las coníferas.

El suave canto de los pájaros, el aroma intenso de las coníferas: un paseo por el bosque libera nuestra mente, calma y revitaliza. El aceite esencial de las agujas de abeto también es un "desestresante" de calidad: aporta impulsos revitalizantes y relajantes simultáneamente, favoreciendo así un equilibrio óptimo tras un día agotador. El efecto calor de un baño con aceite de pino puede disfrutarse en cualquier estación, no solo en invierno.