La composición sublime y eficaz de nuestros productos es nuestro objetivo. Por ello, dedicamos grandes esfuerzos a emplear cada vez mejor nuestras plantas y otras sustancias base en la elaboración de los cosméticos Dr. Hauschka. Por suerte, actualmente contamos con mucha información: el conocimiento y la experiencia que hemos adquirido desde 1935 a través del desarrollo y la fabricación de los medicamentos WALA. Elisabeth Sigmund se encargó de complementar este tesoro de conocimientos. En los años 1930 comenzó a documentarse en libros de medicina antiguos de los que encontraba en las bibliotecas de los monasterios. En ellos redescubrió plantas medicinales y minerales con efectos sobre la piel que habían caído en el olvido y con los que desarrolló las fórmulas de los cosméticos Dr. Hauschka. Hoy día podemos complementar el conocimiento de entonces con métodos modernos. 

Nos hemos convertido en verdaderos especialistas en el análisis de sustancias base vegetales, por ello nos mudamos a un laboratorio nuevo en primavera de 2017. Desde allí gestionamos el desarrollo de métodos y los controles de calidad y nos dedicamos a cuestiones de investigación eminentemente prácticas planteadas por nuestros compañeros. Los jardineros, por ejemplo, desean saber cuándo es más rico en componentes el pie de león que cultivamos para la Mascarilla Calmante, decidiendo así el momento de la cosecha. El almacén de materias primas consulta cómo conseguir las condiciones óptimas para el almacenamiento de los aceites esenciales. El Departamento de desarrollo encarga un análisis de apoyo para el desarrollo del extracto oleoso de hipérico, contenido en la Crema de Rosas y la Crema Limpiadora. A partir de dichas cuestiones surgen trabajos de máster y tesis doctorales cuyos resultados se publican en revistas especializadas internacionales.

Los empleados del área de control de calidad, quienes también trabajan en el nuevo laboratorio, someten a examen las sustancias básicas y los productos ya listos para asegurarse de que son seguros y de que su cualidad es excelente. Hoy día, las autoridades exigen análisis muy extensos a los fabricantes de cosméticos como comprobantes de la seguridad de los mismos. Sin embargo, las exigencias que nosotros marcamos para estos análisis son todavía mayores. Combinamos el conocimiento adquirido a lo largo de décadas con los descubrimientos de la literatura científica actual, y a partir de ahí derivamos análisis adicionales. Con este conocimiento ampliado podemos, finalmente, componer productos cosméticos óptimos para ti.

Entrevista

Entrevista con Herwig Judex, miembro de la fundación WALA Stiftung, y el catedrático Florian Stintzing, Director del Departamento científico de WALA Heilmittel GmbH acerca de la investigación, el desarrollo y la fabricación de cosméticos en WALA

Herwig Judex
Professor Florian Stintzing

Sr. Judex, usted conoce los laboratorios WALA desde 1971. Por aquel entonces, los cosméticos Dr. Hauschka llevaban cuatro años en el mercado, como segunda marca junto a los medicamentos WALA. Ese conocimiento procedente de la fabricación de los medicamentos, ¿ha tenido algún tipo de influencia en las fórmulas de los cosméticos?

Herwig Judex: Las fórmulas empleadas para los cosméticos Dr. Hauschka han sido elaboradas en colaboración conjunta con médicos, esteticistas y farmacéuticos. En el proceso, por supuesto, resultó muy relevante la experiencia procedente de la fabricación de medicamentos. Aparte, trabajamos con tres conceptos de gran importancia: ayudar, cuidar y curar. Tres objetivos que deben  cumplir los productos cosméticos. Por ello, en los comienzos, los productos recibieron el nombre de cosmética curativa, un nombre cuya utilización no es ya posible por motivos legales. Sin embargo, el trinomio ayudar, cuidar, curar se mantuvo como unidad y, a su vez, como el lema a partir del cual surgieron los productos originariamente.

Sr. Stintzing, usted dirige el complejo científico de WALA. El lema ayudar, cuidar, curar, ¿sigue siendo relevante para usted hoy en día en el desarrollo de los cosméticos Dr. Hauschka?

Florian Stintzing: Efectivamente, al fin y al cabo, lo que encontramos tras todo ello es un impulso curativo, como comenta el Sr. Judex. Al igual que la pregunta: ¿Cómo puedo ayudar al usuario? No nos apresuramos a seguir cualquier tendencia, sino que tratamos de observar qué necesidades tienen las personas. Por ejemplo, quien sufra de dermatitis atópica necesitará apoyo, además de cuidado. Las personas de piel sana solicitan productos para el cuidado de la piel para rostro y cuerpo. Y las personas que desean maquillarse tienen, en cambio, otras necesidades. Como fabricantes de cosmética natural, queremos desarrollar fórmulas para todos y cada uno de ellos, que se dirijan verdaderamente a la persona y con las que todos puedan sentirse bien, cada día, en su propia piel. Y por ello no ofrecemos productos efímeros para el cuidado de la piel: nuestros cosméticos se dirigen a necesidades básicas.

¿Cómo se diferencian el desarrollo y la fabricación de los cosméticos Dr. Hauschka de entonces y de ahora?

Judex: Se pueden apreciar grandes diferencias. En los años 1960 y 1970, la inspiración provenía del conocimiento empírico propio, la idea marcaba la pauta. Se elaboraba la mezcla y se comprobaba si el producto cumplía lo propuesto. De ser así, se fabricaba, sin apenas mayores requisitos. Si queríamos evaluar la calidad de una planta de nuestro jardín de plantas medicinales, examinábamos su crecimiento. Si la planta recibía demasiado fertilizante y alcanzaba el metro de altura, cuando normalmente no pasaría de 30 centímetros, no se la consideraba apta para la fabricación. Se tenía el convencimiento y la certeza interior de que aquello que se había contemplado y meditado era correcto. Y así era. Hoy día, naturalmente, ya no es posible proceder así. Hoy debemos realizar tests de estabilidad y aplicación y aportar datos mucho más precisos acerca de las sustancias. Eso es algo que se les exige hoy día a los fabricantes de cosméticos en Alemania y que además es importante, porque las personas hoy necesitan una seguridad exterior y objetiva.

Por aquel entonces, lo importante era el conocimiento empírico. Sr. Stintzing, ¿puede confirmar este antiguo conocimiento hoy día mediante análisis?

Stintzing: Sí, un buen ejemplo de ello es la planta de crecimiento modificado. Hace poco probamos con la achicoria, es decir, a plantarla en nuestro jardín de plantas medicinales. La achicoria está presente, entre otros, en el Spray Cura Intensiva 03 CalmanteY aquí acabó pareciéndose al diente de león. Se podría decir que se dio una deformación de su esencia, se encontraba demasiado bien en nuestro jardín. La apariencia de la planta no coincidía con el estándar de una planta que crece en suelos secos y poco fértiles. Y no es posible elaborar un extracto acuoso estable de una planta tan desarrollada. Eso es algo que se nota hasta en su olor. Y también se puede demostrar mediante análisis. Por ejemplo, a partir del hecho de que el valor de pH no descienda durante el proceso de extracción, al no iniciarse la fermentación láctica. Junto a todo el avance instrumental, que tan bueno es y tanto debemos celebrar, no pueden faltar ni nuestros sentidos ni la atención necesaria para aquellos aspectos que resultan evidentes, la observación precisa. Y con ello nos remitimos a la experiencia adquirida por WALA desde hace más de 80 años.

Sin embargo, el conocimiento empírico sin más no basta hoy día para sacar al mercado un producto cosmético, es necesario cumplir los requisitos legales. ¿Qué análisis hacen?

Stintzing: Se trata de la seguridad para el cliente. Las sustancias base que empleamos para nuestros productos cosméticos se analizan para verificar sus propiedades características, pero también para descartar la presencia de impurezas, como pueden ser pesticidas o metales pesados, entre otros. Las comprobaciones son importantes para demostrar y documentar una calidad determinada y también para aprender más acerca de las sustancias base. Por ello, a menudo vamos más allá de lo que exige la ley, que ya marca unas prescripciones de comprobación bien definidas. Sin embargo, el éxito en una comprobación depende, en última instancia, del conocimiento que se tenga de la biografía de la sustancia base, por ejemplo, del lugar en el que ha crecido la planta. Solo entonces es posible saber, por ejemplo, en qué medida ha podido verse afectada por la contaminación del entorno. Y solo entonces se pueden realizar las comprobaciones concretas relativas a dicha contaminación. De desconocerlo, puede ocurrir que se realicen comprobaciones inadecuadas.

La 'biografía de una planta' es un concepto algo inusual. ¿Podría darnos más detalles?

Stintzing: Nosotros pensamos en el producto partiendo de sus sustancias base. Nos preguntamos de dónde viene esa planta. Dónde, bajo qué condiciones climáticas y en qué suelo ha crecido esa planta, cómo se ha cuidado y cuándo se ha cosechado. El origen no es algo arbitrario, como hemos visto también en el ejemplo de la achicoria. Y el futuro, aquello a lo que se dirige la planta, es decir, el producto cosmético, se basa en el pasado acontecido. Y es por eso que el concepto de 'biografía' es tan importante para nosotros. Todo lo que contienen las sustancias base se origina a lo largo del camino biográfico de la planta. Y, en un momento dado, todo ello acaba por formar parte de la fórmula. Todo aquello que no haga antes de ese instante, sea en lo relativo al proceso o, también, en cuanto a la selección cualitativa, no se lo podré aportar al producto más tarde.

Judex: La biografía de la planta es lo esencial. Las cifras, los datos, no es algo que verdaderamente sirva a las personas como punto de arranque.

Y ese enfoque, el trabajar también con los sentidos y la experiencia, ¿es algo especial para la casa WALA?

Judex: Sí, desde luego.

Stintzing: Pero solo es posible si se conoce a las plantas. Hay que saber dónde crecen normalmente. Cuál es su hábitat natural, cuál es su apariencia normal. Y qué es lo que sucede si cambia esa apariencia. Por ello, el personal del laboratorio de plantas y los empleados de los departamentos de desarrollo de cosméticos y desarrollo analítico también participa a menudo en la cosecha, mano a mano con los jardineros y aprendiendo mucho acerca de cada planta y sus particularidades. Así es como surge la relación directa con las sustancias base. Es algo esencial que hoy día está tan extendida.

Si la biografía de la planta es tan importante, ¿no deberían cosechar y procesar exclusivamente plantas silvestres? ¿Es posible hablar de cultivar las plantas?

Judex: Por supuesto, también es posible cultivar plantas, por ejemplo, si se desea que la raíz o la hoja se desarrollen de manera especial. Pero siempre dentro de ciertos límites, como hemos visto con el ejemplo de la achicoria. 

Stintzing: La influencia que ejerce la ubicación también se puede demostrar mediante análisis. Por las comprobaciones realizadas se sabe, por ejemplo, que las bayas comestibles de Escandinavia son más ricas en componentes vegetales secundarios que las de Europa Central y el Sur de Europa. Naturalmente, este conocimiento también resulta decisivo en el caso de las plantas medicinales. Además de la temperatura, las condiciones de luz y el suelo también son factores decisivos para su calidad. Un ejemplo en el que hemos detectado diferencias demostrables directamente mediante análisis es la salvia, que empleamos, entre otros productos, en el Desodorante de salvia y hierbabuena. Para la salvia, la naturaleza del suelo, por ejemplo, el valor de pH, resulta esencial. Por ello, en nuestro jardín de plantas medicinaleslos jardineros han dispuesto diferentes suelos para así tener en cuenta ese dato de la forma más precisa. Por así decirlo, han creado un segundo hogar para las plantas con unas condiciones de vida en las que se pueden desarrollar tal y como son, con sus fuerzas vitales y su esencia.

Judex: En efecto, la calidad es un factor que no viene determinado exclusivamente por la cantidad. Hoy día se nos instruye para detectar diferencias cuantitativas, para así decidir si se debe emplear o no una sustancia base. Pero la calidad guarda una estrecha relación, como ha afirmado el Sr. Stintzing, con el conjunto de la biografía. ¿Cómo se ha desarrollado la planta? ¿Cómo se cuidaron las semillas que se sembraron?

¿Nos obligan los nuevos descubrimientos a revisar el "antiguo" conocimiento?

Judex: El término "revisar" ya está algo contaminado. Por algo decimos "adquisición de conocimientos". Lo que hagamos con ello es una cuestión totalmente distinta. Por ejemplo, conseguir conectar el proceso artístico con el conocimiento.

Stintzing: Exacto, eso es lo que quiero enfatizar: cada vez contamos con más conocimiento, nos apoyamos en el conocimiento antiguo y la experiencia. Pero nuestros productos también tienen un cierto componente artístico. Un producto es una composición, una fórmula. Por supuesto que debe estar bien hecho en el aspecto artesanal, por ejemplo, no deben separarse las fases. Pero los componentes deben armonizar bien entre sí y con la persona. Estoy convencido de que, en cierto nivel, este aspecto artístico es capaz de comunicar con la persona. Uno no tiene por qué saber lo que lleva un producto cosmético: más bien, percibirá el producto como algo coherente o incoherente por sí mismo. Para nosotros, como fabricantes de cosmética natural, la clave es desarrollar productos auténticos para las necesidades de los clientes que armonicen bien con las personas y que ayuden a la piel. 

Nuestro nuevo edificio laboratorio alberga tres departamentos desde la primavera de 2017, muy importantes para la seguridad y la calidad de nuestros productos, tanto medicamentos como cosméticos. Desde ellos se colabora muy estrechamente con especialistas externos y universidades, transmitiendo el conocimiento adquirido a través de publicaciones.

Liberación de lotes/Documentación

Liberación de los medicamentos WALA para el mercado

Desarrollo analítico

Conoce los procesos analíticos punteros y elabora métodos de comprobación

Implanta nuevos métodos en nuestros laboratorios

Control de calidad

Inspecciona la identidad y la pureza de las sustancias base

Comprueba la calidad y la seguridad de los productos intermedios y los medicamentos WALA y los productos cosméticos