Nuestro equipo de desarrolladores se encarga de profundizar en ello. Nos podemos imaginar su trabajo como el de un pintor, con una paleta de colores frente a sí, que dan lugar a nuevos tonos cuando se combinan. La composición total solo saldrá bien si todos y cada uno de los tonos individuales armonizan entre sí. Al componer la fórmula, los desarrolladores se plantean para qué personas está pensado el producto, puesto que desarrollan cada producto pensando en las necesidades de esas personas.

En nuestro jardín de plantas medicinales y nuestra finca Deméter "Sonnenhof", se cultiva una parte de las plantas medicinales necesarias. Y los encargados de la compra de materias primas de nuestra filial Naturamus nos ayudan con la obtención de otras materias primas bio. Los colegas de los departamentos científicos se encargan de evaluar cada materia prima comprobando si cumple con nuestros elevados requisitos de calidad, si son bien tolerados y si se cumplen con los requisitos legales aplicables en cosmética y cosmética natural. Y en ocasiones, primero investigamos una materia prima nueva para conocerla con todo detalle.

Mientras tanto, desde el área de compra de envases se encargan de buscar un recipiente adecuado para el producto nuevo. Al no emplear conservantes sintéticos en nuestros cosméticos naturales, dar con el recipiente adecuado es todo un reto. Muchos de nuestros productos deben envasarse de forma hermética y protegidos de la luz. Para las Curas Intensivas de base acuosa pura y extremadamente sensibles hemos llegado incluso a desarrollar un cabezal pulverizador especial que solo dejar pasar aire filtrado y estéril al envase: el aire ambiental normal afectaría a la conservación del producto. No obstante, en ocasiones, el envase lo deciden las simples necesidades de los usuarios. Por ejemplo, los quads de nuestra Paleta para Ojos y Cejas son de diferentes tamaños: nuestra experiencia nos dice que las usuarias emplean mucho más el color claro que el oscuro.

Antes de su lanzamiento al mercado, estas usuarias también son las encargadas de probar un producto recién desarrollado. Siempre tras las correspondientes comprobaciones por parte de nuestras esteticistas naturales Dr. Hauschka y una vez que el producto se ha aprobado correctamente con los tests de tolerancia. Las evaluaciones y los comentarios de estas voluntarias son muy importantes para el equipo de desarrollo, pudiendo reajustar la fórmula según corresponda. Como siempre, aquí también rige nuestra máxima: la satisfacción de nuestros clientes es nuestra prioridad.

Entrevista con Marie Calas

Jefe de equipo de Desarrollo de cosmética de WALA Heilmittel GmbH Acerca del desarrollo del Bálsamo de Manos Regenerador y las particularidades del maquillaje Dr. Hauschka

Sra. Calas, usted se encarga de elaborar las fórmulas de los nuevos productos Dr. Hauschka junto con un equipo de 10 personas. ¿De dónde surgen las ideas?

Marie Calas: Cada caso es muy diferente. Puede ser que la idea venga de Marketing, o que surja de nosotros. Lo decisivo, no obstante, son las necesidades de las usuarias. Por ejemplo, cada vez recibíamos más comentarios por parte de personas que deseaban más apoyo para el cuidado de noche. Nuestra respuesta a ello fue el desarrollo del Serum de noche como tercer paso del tratamiento.

¿Cuánto tiempo transcurre desde que surge la idea hasta estar listo el nuevo producto?

En este caso debemos diferenciar: si hablamos del tiempo de ejecución de una idea de producto, hablamos de aproximadamente tres años. Pero si hablamos adicionalmente de materias primas nuevas y nuevos extractos para el producto, tendremos que añadir de dos a tres años adicionales.

Es decir, ¡hasta seis años de tiempo de desarrollo para un nuevo producto Dr. Hauschka! ¿Por qué lleva tanto tiempo encontrar materias primas nuevas para las fórmulas?

Para poder encontrar algo, debo plantearme preguntas concretas y estar abierta a toda respuesta. Eso es algo que no se puede planificar. Una vez que nos hemos decidido por una planta, comienza una fase de trabajo intensivo. A menudo, al comienzo de la misma nos encontramos ante el cultivo de la planta. Lo cual resulta más fácil si nos hemos decidido por plantas que crecen en nuestra región. Pasamos a efectuar los primeros ensayos de cultivo en cooperación con nuestro jardín de plantas medicinales, , a los que siguen los tests de la primera cosecha con el poco material vegetal del que disponemos. Nuestros colegas se encargan de desarrollar extractos a partir de las nuevas plantas y nosotros los empleamos en la fórmula. Observamos si sale bien o no. Y finalmente debemos esperar un año hasta la siguiente cosecha. Por eso es un proceso tan largo. Además, con la base del producto, por ejemplo, la base de la crema, debemos tender el puente entre la planta y las personas. Por ello debemos conocer el lenguaje de la planta y de la piel.

¿La base de la crema como puente entre la planta y las personas? ¿El lenguaje de la planta y de la piel? ¿Podría explicarlo con un ejemplo?

Tomemos el caso del Bálsamo de Manos Regenerador. Al comienzo del desarrollo nos reunimos todos y reflexionamos: qué es lo que necesita la persona (o la piel de la misma) que compre este producto. Los productos regeneradores se dirigen a personas de piel madura, es decir, personas que han ido acumulando experiencias vitales inolvidables. La visibilidad de estas experiencias en la piel se hace cada vez mayor, por ejemplo, en forma de arruguitas, al disminuir la capacidad vital y de regeneración con la edad. En consecuencia, también se debilita la función protectora y la piel se vuelve más fina y más sensible. Eso es lo que nos dice la piel. Y esas necesidades las debemos recoger en la fórmula. Así que buscamos los componentes perfectos para ella. ¿Qué plantas o minerales podrían apoyar mejor a la piel madura, responder mejor a sus necesidades? ¿Qué componentes de la fórmula expresan mejor nuestra idea? ¿Y qué base es capaz de transmitir mejor a la piel el efecto de la planta? Más tarde probaremos a desarrollar la fórmula en el laboratorio.

¿Cuáles han demostrado ser los mejores componentes para la piel madura?

El hilo conductor de la línea regeneradora es el trébol rojo. Este tipo de trébol lo conocemos de nuestras praderas locales, de un crecimiento abundante y un verde intenso. El trébol rojo es un sinónimo claro de vitalidad y renovación, ni la floración es capaz de frenar la vitalidad con la que crece. Además, una de sus particularidades le convierte en la planta ideal para las personas maduras que desean sacar a relucir su individualidad. Las hojas del trébol rojo lucen una mancha blanca individual. Cada planta de trébol tiene su propia mancha, su propia personalidad. El trébol rojo puede ser un ejemplo para una personalidad madura y vital.

¿Es el trébol rojo la única planta medicinal contenida en el Bálsamo de Manos Regenerador?

No. El trébol rojo se apoya en el bryophyllum y en extractos de semillas de cydonia. Ambos favorecen los procesos de regeneración e hidratación. En el aspecto de la protección, tampoco debemos quedarnos cortos. Nos apoyamos en aceites grasos que transmiten calma y reconfortan, lo que aquí llamamos aceites cálidos. Un ejemplo de ello es el aceite de nuez de macadamia. Pero para la piel madura también son importantes los aceites de frutos procedentes de plantas que acumulan aceite graso en los frutos jugosos, y no en las semillas secas, como, por ejemplo, los frutos del olivo o del aguacate. Los aceites de frutos, además de sus propiedades protectoras y para el cuidado de la piel, también portan en su interior la vitalidad del fruto. Y eso, naturalmente, es perfecto para el Bálsamo de Manos Regenerador.

¿Aceites cálidos? Suena algo inusual, ¿podría aclararlo?

Los aceites grasos son representantes de su entorno de un modo particular. En muchos casos podemos leer, a partir de su composición química, si las plantas oleosas han crecido expuestas a más luz o a más calor. En los trópicos, las plantas están expuestas a más calor, mientras que, en las áreas nórdicas, con días de verano de hasta 22 horas de duración, están expuestas, naturalmente, a más luz. Estas cualidades, que quedan almacenadas en el aceite y se pueden demostrar mediante análisis, benefician a las personas al estar presentes en la composición cosmética. En las fórmulas empleamos los diferentes aceites como si fueran colores en una pintura o tonos en la música: la composición es decisiva.

Cuando habla así acerca del desarrollo de productos, suena como el trabajo de un artista. ¿Acaso no son relevantes los descubrimientos científicos?

Claro, por supuesto. El proceso del desarrollo yo lo siento verdaderamente como un proceso artístico, y en él también hay, por cierto, mucha intuición. Pero la intuición no surge de la nada, eso es algo que a menudo se malinterpreta. La verdadera intuición requiere mucho trabajo y conocimiento. Comprende, naturalmente, una formación científica y amplios conocimientos sobre los componentes empleados. En WALA, muchas personas se dedican a la investigación fitoquímica y a la analítica. El conocimiento que nuestros colegas se encargan de generar es una base muy necesaria para nosotros: es lo que completa la imagen cuando tratamos de entender una planta. El análisis científico es una pieza del puzle en su totalidad, ni más ni menos. Así que es mucho lo que sabemos. Pero ese tesoro de conocimientos debe contar con un cierto impulso. La intuición es ese momento en el que estamos trabajando en un proyecto actual y de repente, como surgida de la nada, surge la respuesta, desde las profundidades. La idea de recurrir a una planta, por ejemplo, proviene de ese conocimiento, que habíamos dejado de tener presente, pero que debe crearse y trabajarse.

¿Cómo prosiguió el desarrollo del Bálsamo de Manos Regenerador, una vez que se seleccionaron los componentes para la fórmula?

Nos lanzamos a la composición de la "obra de arte" a partir de esos selectos componentes. Desarrollar un producto de cuidado para las manos es, básicamente, un reto. Por un lado, debe ser algo nutritivo, que cuide y proteja la piel y, por otro lado, debe absorberse rápidamente sin dejar película grasa Es un verdadero trabajo a medida y requiere mucha experiencia. Los primeros desarrollos para el Bálsamo de Manos Regenerador eran demasiado nutritivos y, por ello, resultaban muy grasos. Hemos desarrollado alrededor de 100 fórmulas distintas hasta dar, finalmente, con el resultado perfecto. Como desarrollador, uno debe poder soportar el hecho de que el 99 por ciento de todos los ensayos realizados no será satisfactorio.

¿Ha procedido siguiendo el mismo método que se aplica a los productos cosméticos de tratamiento a la hora de seleccionar los componentes para los productos de maquillaje Dr. Hauschka?

Naturalmente. La línea de maquillaje Dr. Hauschka ies, por así decirlo, el cuarto paso del tratamiento, tras limpiar, tonificar e hidratar con la crema de día. Así, en casi todos los productos de maquillaje encontramos a la anthyllis, capaz de regular con precisión, al igual que en prácticamente todos nuestros productos de cuidado facial. Por el mismo motivo, en muchos productos de maquillaje para el cutis encontramos un extracto suavizante de hamamelis. Y en los productos de maquillaje para los ojos, la eufrasia se encarga de calmar el contorno de los ojos. Rosa, cydonia..., son muchas las plantas medicinales que sirven de apoyo y que encontramos en el maquillaje. Y a ellos se les suma un componente muy especial, el azúcar de caña contenido en la Máscara Volumen.

¿Azúcar de caña en la Máscara Volumen? ¿Para escarchar las pestañas?

Sí, algo así. Para crear volumen con la Máscara Volumen se necesita algo que envuelva las finas pestañas y les aporte forma. Nosotros nos decidimos por el azúcar de caña y es posible que seamos los únicos que lo empleemos para este fin e, incluso, que lo utilicemos, puesto que lo más usual es la utilización de azúcar de remolacha. Nosotros, no obstante, hemos escogido el azúcar de caña de forma consciente. Se obtiene a partir de las hojas y tallo de la caña de azúcar, que presumen de un verde vital. Al contrario que la remolacha azucarera, crece por encima de la tierra, expuesta a la luz, adaptándose mucho mejor al ojo.

¿Qué productos le gustaría desarrollar a su equipo?

Últimamente, a cada desarrollador se le ha dado la posibilidad de trabajar, además de en los encargos del área de Marketing, en su propia idea durante un año. Y han surgido cosas muy diferentes y muy interesantes. Era algo muy importante: debemos sondear constantemente nuestras posibilidades, y salir de lo habitual. No es una cuestión exclusiva del desarrollo de fórmulas.

¿Surgió alguna idea que haya admitido el departamento de Marketing?

Sí, pero todavía no podemos revelar de qué producto se trata.

¿Hay algo de lo que solo sea capaz la cosmética natural, y no la cosmética convencional?

Al revés. Pienso que la cosmética natural, hoy día, es capaz de ofrecer todo lo que promueve la cosmética convencional. Pero, además, la cosmética natural es ecológica y sostenible socialmente.

conversación con Marie Calas y nuestro especialista en minerales Martin Rozumek acerca de las particularidades del maquillaje Dr. Hauschka

De la idea al producto: el desarrollo

En el desarrollo de un nuevo producto Dr. Hauschka trabaja un gran equipo, integrado por empleados de diferentes departamentos.

Marketing

La idea, el reconocimiento de una necesidad humana

Desarrollo

Definición de los componentes adecuados Elaboración de la fórmula

Jardín de plantas medicinales

Ensayos para el cultivo de nuevas plantas

Compra y desarrollo de materias primas

Ensayos para el cultivo de nuevas plantas

Analítica

Verificación de la calidad de todas las materias primas

Departamento científico

Verificación de la seguridad y la calidad de las materias primas ¿Se cumplen los criterios NATRUE y la reglamentación aplicable a cosméticos?

Compra de envases

Búsqueda del envase adecuado

Esteticistas naturales Dr. Hauschka

Asesoramiento, primeros tests

Testadoras voluntarias

Tests de usuario